El encargo parte de unos amigos aficionados a pasar vacaciones y fines de semana en un precioso pueblo de Ávila, situado en el Valle de Amblés a los pies de La Serrota.

Las premisas del proyecto estaban bastante claras desde el principio, y eran bastante obvias: disfrutar del paisaje.

Seguir leyendo…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios