La ciudad de Berna, situada sobre el río Aare, fue fundada en 1191 por el duque Berchtold V de Zähringen. El casco antiguo de la ciudad se encuentra amurallado y en su interior destaca una torre de defensa. La llamada torre del reloj, construida durante el siglo XII, fue la puerta occidental de la ciudad. Reconstruida tras el incendio de 1405, se convirtió en el centro histórico.

Pese a la catástrofe de principios del siglo XV, se conservan casi intactos gran cantidad de patrones arquitectónicos de la época. Toda la parte antigua de la ciudad fue declarada Patrimonio dela Humanidadporla Unescoen 1983.

Los característicos soportales o arcades, también ubicados en el interior de la muralla, forman el paseo comercial techado más largo de Europa. La acogedora ciudad de Berna presenta una estructura de pequeñas calles al estilo medieval, así como callejones. Abundan las fuentes, los detalles coloridos de torres y edificios de arenisca, con fachadas de estilo gótico, no demasiado altos, y el gran número de espacios verdes.

Con el transcurso de los años la capital federal de Suiza ha ido expandiéndose más allá de los muros que la delimitaban e incluyendo algunos rasgos propios del diseño y la arquitectura moderna influenciada por la cultura alemana.

Lo más típico de ver en Berna esla Catedralde Münster, de piedra y madera pintada con grandiosas ventanas; los osos del Zoológico Dählhölzli, presentes en su bandera y distintivos de la región; el Museo de Bellas Artes, destacado por el conjunto de obras de Paul Klee, Dalí y Picasso; y las vistas a los insuperables Alpes Suizos.

Anuncios